Nikonistas

Posted on 2010/12/09

1


El colmo del fotógrafo, solo tengo fotos mías de pruebas de luces.

Los de la web oficial de Nikon España, Nikonistas, me han entrevistado por haber sido seleccionado en su concurso Fotonikon 2009. Es un trámite (que da bastantes ánimos) por el que pasaremos tod@s l@s fotógraf@s seleccionad@s (hay un@s cuant@s).

Esta semana me ha tocado a mi, os dejo el texto y el enlace a la entrevista en la web de nikonistas, aquí. Se han confundido y no han puesto bien el periódico donde curro, a lo mejor porque en Diagonal trabaja el enorme fotoperiodista Olmo Calvo. Como me parece un honor que me confundan con él (me pasa muy a menudo!), lo dejo puesto.

Allá va:

Olmo González trabaja desde hace cuatro años en prensa local gratuita de Madrid. Colabora con medios alternativos como el Periódico Diagonal, y diversos medios digitales. De forma puntual, ha realizado reportajes no publicados dentro del Estado Español y en países como Guatemala, Bosnia, Alemania o Estados Unidos. En estos momentos compagina trabajo y estudios de fotografía documental en la escuela Blank Paper. Y hoy pasará nuestro Tercer Grado.

¿Cuánto tiempo hace que se dedica a la fotografía como profesión?
A punto de cumplir 4 añitos. Estoy en los parvulitos de la fotografía.

¿De dónde viene su vocación?
De la aversión a las ecuaciones. Empecé Industriales, lo dejé enseguida tras aprobar Álgebra de primero, y odiar con todo mi ser las ecuaciones. Me pasé a Diseño Industrial, que prometía ser una carrera más creativa, pero después de 3 años de decepción constante (más por el profesorado y el programa de mi facultad que por otra cosa), empecé un “inocente” módulo de fotografía. Después de probar una réflex, ya no hubo vuelta atrás.

¿Cuál es el género fotográfico al que más se ha dedicado?
¿Las ruedas de prensa cuentan como género?

¿Cuáles considera que son sus referencias fotográficas? ¿Quién o qué ha inspirado su forma de ver la fotografía?
El estilo de Garry Winogrand. Me hizo dejar de preocuparme por lo que quieren ver los demás y hacer más caso de mi intuición y malos/buenos pensamientos. Lo aplico al 100% solo cuando no hay dinero de por medio, eso también es verdad.

¿Recuerda su primera foto profesional?
Me mandaron a la cárcel de Carabanchel para una noticia pequeña a dos columnas, y volví con casi 300 fotos. Incluso monté 3 panorámicas en una tarde. Por primera vez me pagaban y era por colarme en un edificio abandonado ¡La pera limonera!

¿Recuerda cuánto le pagaron por ella?
Me hicieron colaborador con un fijo de 400 euros, trabajando 12 horas diarias, fines de semana incluidos. Sin contrato, claro. No sabía ni lo que era un convenio.

¿Cuáles son las ventajas que encuentra en la fotografía digital?
En principio, el coste, pero a la larga las cámaras, objetivos, ordenadores, etc. salen muchísimo más caros. Me consuelo con que puedo disparar millones de fotos, aunque cada vez tiro menos y menos.

¿Qué echa de menos de las analógicas?
El misterio (y la precariedad) de no saber si el carrete iba a salir velado o no, si había medido bien la luz. Era el alma del acto de fotografiar, cualquier imagen parecía que podía ser una obra de arte. Ahora hay que buscar esa manera de sentir que lo que haces es un acto creativo. El soporte digital es mucho más terrenal, y más exigente.

¿Qué pieza de su equipo valora más?
El cuerpo. Podría decir el sensor solamente, pero sin unos buenos controles que respondan rápido y sin dejarme a medias, me desespero.

¿Qué foto le gustaría hacer que todavía no haya conseguido?
Un retrato con el que sienta que he llegado a la parte verdadera de la persona que está enfrente. Esto mismo en 5 minutos y sin flash.

¿Qué destacaría con orgullo del mundo de la fotografía?
Es muy fácil conectar emocionalmente con una imagen. Si se intenta, la fotografía puede enriquecerte al practicarla y al contemplarla.

¿Qué le gustaría eliminar, si pudiese?
La necesidad económica. La utilización mercantilista de un acto creativo.

¿Qué tres libros de fotografía nos recomienda?
Winogrand. Figments from the real world. (Szarkowski. The Museum of Modern Art, NYC).
Nueva York, William Klein. Tengo sólo el primero, pero el segundo lo he visto muchas veces en archivos de escuelas de foto y no hay comparación.
Mayas. Miquel Dewever-Plana.(CLD Éditions)

Nos puede decir, qué exposición fotográfica de las que ha visto más le ha impactado…
Hay una que me marcó: Eugene Smith, “Más real que la realidad“, en Photoespaña 2008, en el Teatro Fernán Gómez.

Por favor, explíquenos alguna anécdota curiosa que le haya ocurrido realizando alguno de sus trabajos.
Uf, he visto tantas maravillas. Entre ruedas de prensa, plenos, inauguraciones, discursos, actos oficiales…Me cuesta destacar algo más interesante que el resto.
Quizás un pleno soporífero de la Comunidad de Madrid. Mientras hablaba con un compañero fotógrafo, vi por el rabillo del ojo como Ana Botella, en el palco de invitados, sacaba un kit de maquillaje con espejo y empezaba a mirarse entre los dientes. Hice 3 disparos, y al tercero se dio cuenta. La miré en la distancia y recibí una mini-reprimenda silenciosa con un gesto de desaprobación.
Al llevar las fotos al periódico sabía perfectamente que no iba a ser publicada, así que la colgué en la red y me reí unos días con la gente. Con el tiempo me la seleccionaron en Foto-Nikon, y mira dónde estoy. ¡Hola Mamá, hola Papá!

¿Hacía donde cree que camina la fotografía?
Hacia un punto desesperado por encontrar su lugar en el mundo. Es decir, a la hecatombe. Lo bueno es que de ahí saldrá una verdadera utilidad para cada campo de la fotografía. Sobre todo pienso en el fotoperiodismo, que ya no cambia las vidas de la gente, solo sirve como espectáculo barato para las masas, o para el reconocimiento puntual y minoritario del gremio en casos verdaderamente merecidos

Anuncios