Iconografía

Posted on 2011/06/05

0


Nunca será un icono, pero me quedo con esta imagen.

Después de varias semanas de #spanishrevolution y tras miles de imágenes recopiladas (por ejemplo en el grupo creado a tal efecto en la red social flickr, que a día de hoy ya supera las 22.400 imágenes), me gustaría plantear el debate sobre la idoneidad o no de una construcción comunitaria de la iconografía asociada al movimiento #15m.

En cualquier hecho reseñable de nuestra sociedad, lo queramos o no, acaban produciéndose los iconos, las imágenes representativas de dicho acontecimiento. La cuestión es cómo se llegan a construir esos iconos, cómo son los mecanismos que posibilitan que una masa enorme y diversa de población acabe aceptando como válidas esas representaciones fotográficas.

Por ejemplo, en la archifamosa fotografía de Korda al Ché Guevara,  el icono se produce tras múltiples intervenciones. Para empezar, la selección del negativo de entre otras imágenes y el reencuadre eliminando al sujeto de la izquierda (por no hablar de la toma de la fotografía en si). No deja de ser llamativo el proceso por el cual esa imagen acabó convirtiéndose en “La más famosa fotografía e icono gráfico del mundo en el siglo XX” con la participación del mismísimo Andy Warhol.

O, sin ir más lejos, la elevación a los altares de la conciencia colectiva del asesinato de Bin Laden, no la imagen del cadáver aún caliente del exjefe de Al Qaeda, sino de los mandatarios de EEUU asistiendo a dicho momento histórico, imagen facilitada directamente por la propia Casa Blanca por su flickr oficial, instaurando dicha fotografía como icono global, en un momento en el que tan solo su ejército pudo haber tomado imagen alguna. Un caso tan evidente de manipulación y direccionamiento del subconsciente colectivo (en flickr va camino de ser la imagen más vista de la historia de esta red social) deja claro cuál es el interés de EEUU en establecer dónde, cómo, y cuándo aquellos iconos pasarán a la historia, quizás para evitar influencias no deseadas, como ocurrió con la imagen de Nick Ut, que supuso un cambio en la percepción sobre la guerra de Vietnam entre la población de los Estados Unidos.

Volviendo al #15m, quizás sería interesante abrir el debate sobre qué imágenes deberíamos elegir como representaciones fundamentales de este movimiento. Algunas imágenes ya forman parte  de esta iconografía, y por la difusión en redes sociales, cualquier acontecimiento destacable, como el ataque de los mossos en Barcelona, tendrá casi al momento sus propios iconos, esto es irrefrenable. La duda que me asalta es si estas imágenes pasarán el filtro del tiempo y de la historia, y sobre todo, quién decidirá que así sea. Por ahora, las redes sociales parecen conformar el corpus visual más representativo y destacado, pero me temo que con el tiempo, solo los medios masivos de comunicación fijarán las imágenes a su medida. Solo hay que analizar cómo una imagen difundida en internet terminó de portada de El País (pese al blanco y negro elegido por su autor, algo que llegó a generar dudas incluso sobre su validez informativa), gracias a lo cual ya se ha convertido en uno de los mayores iconos del #15m.

Nada más, dejo una selección de algunas imágenes que tomé los primeros días de la #Acampadasol, y que, por lo menos, formarán parte de mi propia iconografía del #15m.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios