Influencias

Posted on 2012/04/11

3


Desde que empecé a formarme en fotografía, hace varios años, desde la Escuela de Arte San Telmo de Málaga a Blank Paper, pasando por internet, exposiciones, libros, etc, soy consciente de la casi total imposibilidad de construir un estilo visual propio y totalmente original en fotografía y conectar con otras personas a la vez (incluso con uno mismo). Supongo que siempre se pueden crear imágenes de imposible interpretación y que nadie haya creado jamás, pero la fotografía, en su variante artística o expresiva, creo que se basa en la comunicación con otras personas, y por lógica, con quien las crea primero. Si ni su propio autor o autora las entiende, si no conecta con ellas, difícilmente lo harán otras personas. Y por lo menos sé esto no me interesa.

Por lo tanto, es imprescindible saber comunicar, transmitir un mensaje, aunque sea muy críptico. Las imágenes tienen potencialmente una capacidad impresionante de comunicar por sí solas todo tipo de mensajes, incluso de manera inconsciente. Yo mismo me sorprendo de cómo imágenes que he visto en alguna ocasión, a veces de pasada y sin prestar mucha atención consciente, se convierten en referentes básicos de mi forma de traducir el lenguaje visual. Como ejemplo sirva el mapa de la imagen superior sobre una cama. Esta foto la tomé en México, al ver este mapa colocado sobre el edredón de flores del cuarto, nada más ver la escena, sentí la pulsión de fotografiarlo. Es una de las imágenes que más me llaman la atención de todas las que hice en este país, y estaba muy orgulloso de ella, sentía que era propia, original y novedosa.

Seamus Murphy

Pasados varios meses, hace poco en realidad, en un vídeo de una canción de Pj Harvey, una imagen muy similar a la mía del mapa apareció de repente. Tan similar que me dio miedo y un poco de vergüenza. Rápidamente hice una captura y escribí sobre ello, quizás para expiar mi culpa al creerme original.

Hace tiempo que le doy vueltas a esto de la influencia visual en fotografía, e incluso observo referentes directos a la hora de tomar una imagen, más abajo os dejo una serie de ellas que he visto antes y durante la toma, haciendo fotos para el proyecto en que estoy metido ahora mismo. De hecho, ayer mismo vi este post sobre un libro de Ken Schels en el que todas las imágenes están construidas de esta forma, algo que me parece muy interesante, y que me sirve para apoyar la siguiente reflexión que vengo madurando algunas semanas:

Quizás la manera en que aprendemos a expresarnos mediante fotografías, es decir, a la hora de crearlas, de intentar comunicarnos a través de ellas desde nuestra perspectiva, se asemeja enormemente a la forma en que nos comunicamos mediante el lenguaje hablado. Sobre  todo, creo que serían similares a la hora del aprendizaje. Igual que el lenguaje, el cual lo aprendemos de manera inconsciente y por imitación (si no, los bebés no aprenderían a hablar nunca), la expresión propia, la creación de imágenes, surge en nosotros por imitación, por reflejo inconsciente de estructuras visuales que hemos percibido antes. Cuando una escena no parece atractiva o fotografiable, creo que es porque antes hemos visto imágenes similares, quizás no solo fotografías, también vídeos, cine, carteles, edificios, multitud de personas, etc. Infinidad de estímulos visuales que conforman nuestro subconsciente. Pero además, cuanto más investigamos en fotografía, más autores conocemos, y más nos influyen éstos. Cuántas veces habremos visto imágenes de Robert Capa, por ejemplo, hasta el punto de que formen parte de nuestro vocabulario visual básico, tanto que, si alguna de nuestras fotografías son similares a las suyas, nos parecerá no solo válida y estupenda, sino  además propia.

¿Acaso cuando hablamos sentimos que las palabras que utilizamos son originalmente de otra persona? De hecho, en gran parte nos pertenecen, aunque no las hayamos creado por primera vez. Tampoco creo que fuera fácil comunicarse con los demás a base de palabras totalmente inventadas, luego este uso no original y compartido tiene una función social, que además no impide que disfrutemos cuando alguien nos habla de forma expresiva y cuidada, incluso poética. A su vez, apreciamos cuando alguien posee un lenguaje enriquecido, lo  mismo podemos percibir cuando un/a fotógrafo/a posee un lenguaje visual lleno de referentes, sin que esto signifique que quien nos habla a través de sus fotografías carezca de personalidad.

Bajo toda esta teoría (que seguro no soy el primero ni el último en desarrollar), puede ser muy interesante intentar adivinar cómo serán las referencias visuales de quienes tomen fotografías dentro de unos años, si el lenguaje visual que ahora están aprendiendo no sólo está lleno de estímulos en multitud de pantallas, además contarán con la posibilidad de investigar y comunicarse entre sí aún más gracias a internet. Las posibilidades de tanta influencia pueden ser impresionantes. A lo mejor es hora de cambiar el provocativo lema de este blog, quizás la fotografía esté renaciendo con otra forma desconocida y apasionante.

Un saludo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Posted in: Reflexiones