A través del aburrimiento

Posted on 2012/07/23

4


Fotolibro aportado por mi a la sexta tertulia del Photobookclub Madrid bajo el tema “La imagen del cuerpo”

Título: A través del espejo.
Autoría: Joan Fontcuberta (y otros)
ISBN: 978-84-937948-1-1
Edita: La Oficina 2010
Precio original: 45 euros
Precio rebajado: 19,90 euros
392 páginas
352 fotografías
Encuadernación flexbinder
Faja de neopreno serigrafiado
20 x 15 cm

Agotado en Dalpine, yo lo compré en Blanquerna, enfrente del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Compré este fotolibro cuando bajó de precio de manera abismal. Hasta entonces, el excesivo desembolso requerido me parecía una barrera insalvable para tener un libro con el que no conectaba completamente. He llegado a pagar más dinero por otros libros de fotografía, algunos merecidamente, pero quizás por la cantidad de libros caros que he comprado y que me han hecho arrepentirme, ahora le doy más vueltas antes de atacar mi precarizado bolsillo.

En el caso de A través del espejo, hay motivos suficientes para entender que se trata de un fotolibro a ojear por lo menos una vez y tener un juicio propio sobre el mismo antes de rechazarlo o no. En mi caso, tuve serias dudas de que ese elevado precio se ajustara a un compendio de imágenes obtenidas gratuitamente de internet, quizás recayendo el elevado coste en el gran trabajo de edición de Fontcuberta y del director editorial de La Oficina, Joaquín Gallego. También tuvo que pesar el enorme número de imágenes seleccionadas y la calidad de la impresión, con unas guardas reflectantes a modo de espejo, para dotar de cierta personalidad al diseño del fotolibro.

Pero quizás el alto número de imágenes elegidas juega en contra del libro. Tal y como explica Fontcuberta en su editorial se buscaron todo tipo de “reflectogramas”, es decir, fotografías realizadas mediante el apoyo de un espejo o cualquier superficie especular, buscando en redes sociales de todo tipo, foros de flickr dedicados al tema, búsquedas en google y, por supuesto, páginas eróticas e incluso pornográficas basadas exclusivamente en este tipo de fotografía con espejo, como www.selfshotphotos.com (da error, como otras webs destacadas en el editorial, aunque hay más webs parecidas, como http://freeselfshots.com/ ), incluso webs que pretenden reivindicar la imagen de las mujeres vistas a través de las propias mujeres, como http://ishotmyself.com, aunque, como dice Fontcuberta, resulte difícil hablar de feminismo cuando se siguen alimentando modelos patriarcales de la mujer como objeto de deseo sexual. Pero ese es otro debate.

Del magma visual tan variado incluido en un mismo libro sacamos muchas conclusiones, la mayoría superficiales, como la baja calidad de las tomas, la intimidad que provoca el no tener que revelar las fotografías en una tienda, la necesidad de compartirlo todo, incluido el cuerpo desnudo, con toda la humanidad conectada, el morbo relativo de ver a desconocidos/as copulando ante la cámara, algo que quizás pueda sorprender a alguien con poca experiencia de usuario en internet, pero que después de años conectado, a mi no me aporta demasiado.

Quizás por esto mismo el libro no haya sido un éxito de ventas y se hayan visto obligados a bajar el precio para, por lo menos, recuperar la inversión y el coste de impresión. El propio Joaquín Gallego, de La Oficina, respondió a mi pregunta de por qué habían bajado tanto el precio (realizada durante unas charlas en el Círculo de Bellas Artes que hubo del 2 al 6 de julio), comentando que un libro así no interesa al público español, quizás porque no hay un interés formado por los fotolibros no comerciales.

En mi humilde opinión, el valor de este fotolibro, aparte pretender ser un ejemplo de lo que puede dar de si la postfotografía, aunque ya existen ejemplos mucho más personales e interesantes sobre ello, que no sólo recopilan imágenes en un libro, sino que además generan una obra nueva y sorprendente, que va más allá de lo que se puede encontrar en internet, como In almost every picture 9, que con una serie de imágenes encontradas de una familia y su perro negro, produce una sensación de desasosiego y tensión provocadas por un error técnico, al no saber cómo fotografiar a un perro negro, que va más allá del simple álbum familiar.

Echo en falta una edición más profunda en este libro de Fontcuberta y Gallego, quizás si se hubieran centrado en un tipo de imagen aún más concreta, como las posturas eróticas, o solo los errores técnicos, desenfoques, o si todas tuvieran un tono humorístico o de aislamiento, no sé, con alguna carga crítica mayor en general, quizás este fotolibro habría tenido más éxito, o no, pero sí me parecería más interesante. Tal y como nos lo han editado y producido, no aguanta demasiadas lecturas, a la tercera ojeada me aburre. Y tampoco son destacables los textos de Fontcuberta (demasiado didáctico sobre el espejo en la historia del arte) o Alberto García Alix (disperso y muy breve) los dos ganchos más conocidos de cuantos participan. Aún me quedan por leer los demás textos de Estrella de Diego, Román Gubern y Jorge Alemán, pero me he aburrido tanto con Fontcuberta y Alix, que ni me apetece, lo siento por ellos. Aunque si el punto fuerte de un fotolibro tienen que ser los textos, creo que deberíamos dejar de hablar de fotolibro como tal y entrar en el campo del ensayo acompañado de fotografías, algo que no me interesa demasiado.

Nada más, espero no resultar pedante en exceso, ni demasiado tópico en mis comentarios. Os informo de que este blog está cambiando de tono general y voy a empezar a hablar de fotolibros y de fotografías de otras personas, no solo de mi, intentando mantener una línea crítica (positiva o negativa) sobre lo que postee, algo que echo en falta en otros blogs. A ver cómo salgo parado de este atrevimiento.

Saludos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Posted in: Fotolibros