La realidad creada de Maíra Soares

Posted on 2012/09/04

6


 Maíra Soares responde a mis preguntas en el salón de su apartamento, un quinto piso sin ascensor, mientras intenta coser su cuarto lazo de entre los casi 500 ejemplares de Este seu olhar que aún esperan turno. Lo conseguirá, aun después de estar una hora distraída reflexionando sobre lo que ha supuesto para ella este trabajo basado en el rediseño de sus recuerdos personales, introduciéndose a sí misma en imágenes de archivo de su madre tomadas originalmente por su padre.

Ha sido el impulso de Gonzalo Romero de Siete de un Golpe y de Juanjo Justicia de Underbau, lo que ha hecho posible un fotolibro cuidado en todos sus detalles, desde el papel de separación entre las fotografías de Maíra y su madre (que nunca se miran), pasando por el color rosado predominante, recordando a las flores que ella fotografía una y otra vez casi sin darse cuenta, hasta el pequeño formato, “no queríamos hacer crecer mucho el tamaño de las fotos, eso teníamos claro, para que tenga un poco que ver con las originales, para que la gente tenga que acercarse, algo muy íntimo“, pese a que durante el proceso de creación hubo diversidad de opiniones, como la de Eduardo Momeñe, profesor de Maíra durante su paso por la Escuela EFTI a quien, recuerda ella, le escuchó afirmar que “los libros pequeños no sobreviven”. Quizás la delicadeza sea uno de los puntos fuertes de este fotolibro, así como su frescura, como prosigue Maíra “yo escuchaba a todos y después filtraba, estoy aprendiendo mientras estoy haciendo! Porque no pensaba en hacer un libro, la verdad”.

 

Sobre el proceso de creación de las imágenes, Maíra recuerda cuándo empezó: “Surgió casi en el momento en que vi las fotos y dije, qué es esto, esta no es mi madre… Vi en las fotos algo que ella ya no tenía y que yo tampoco tenía. Había cosas que no reconocí en ella porque los últimos años de vida ella estaba muy mayor y no tenía la misma mirada inocente, la misma expectativa de la vida, la misma ilusión de las cosas”, teniendo en cuenta además que las fotografías originales son todas del padre de Maíra, “cuando veo estas fotos yo veo un padre más poético, sabes? Mi padre estaba en una fase que tenía mucha poesía. Se casó con 20 años, empezó a trabajar y se alejó de aquello”.

 

Maíra trabaja con su archivo familiar con una intención clara, según se puede leer en su web todavía, para “rediseñar el propio pasado y la identidad”, digo todavía porque, según me cuenta, va a borrar esta frase, “no es que no esté de acuerdo, yo estoy haciendo eso, lo que no creo es que sea mi papel poner eso en el libro o en el texto (de la web)”, en cualquier caso, las imágenes creadas de Maíra corresponden con su forma de ver el mundo: “La realidad toda es creada. Tú creas todo lo que está en tu cabeza, todo lo que vives es una creación tuya“. Lo que dota de sentido al hecho de trabajar con recuerdos personales “Para mí, no importa mucho qué ha pasado exactamente en las imágenes… Y cuando hacía cada foto intentaba entender qué siente mi padre qué siente mi madre, cuál es el contexto, si es una broma, si es un cariño, una pelea… Intentaba imaginar todo el contexto pero estaba creando algo que no sabía si correspondía con la realidad de ellos, ésto es rediseñar, investigando a partir de una cosa que pasó, crear una historia. Como mi versión de los primeros años de mis padres. Incluso cuando descubrí que las fotos tenían que ver con la luna de miel, si hubiera tenido esta información antes hubiera surgido otro sentimiento para cada imagen.”

 

Cuando pregunto si trabaja en algo que no pertenezca a su entorno familiar, parece que no es la primera vez que se lo comentan, ya tiene una respuesta clara “cuando empecé en la fotografía mi rollo era hacer fotos de la gente, hacer reportajes, hacer retratos, trataba de conocer la vida de los otros, pero la sensación que tengo es que siempre estaba pensando en referencia a mí. No sé si la frase es de Marcio Scavone, cada retrato es un autorretrato, cada foto es un autorretrato, estás retratando tu mirada, tu forma de ver las cosas. Aunque tengo ganas de empezar a abrir, a investigar qué es el recuerdo, los objetos de recuerdo para gente que no sean mis referencias personales, mi familia y yo misma, creo que me toca ya salir un poco de esto porque es intenso mirar mucho”.

Y mientras saca a uno de sus gatos de una maleta llena de libros esperando su lazo rosado, me despido de Maíra días antes de que parta para Brasil donde se reencontrará con su familia y donde presentará esta pequeña maravilla llamada “Este seu olhar” de la que es difícil no encariñarse desde el primer contacto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Posted in: Fotolibros