Combate de fotolibros: furtivos vs agroperifèrics.

Posted on 2012/10/14

7


Cuadernillos para el texto en ambos libros.

Como segundo combate entre fotolibros he optado por enfrentar dos propuestas en principio muy similares por el tema tratado aunque lo abordan desde polos tan opuestos que, como adelanto de mis conclusiones, creo que se complementan perfectamente.

Por un lado y con calzón verde, Agroperifèrics (en adelante A.) de Ignasi López, editado por BSideBooks y cuya edición ha sido costeada por la vía del crowdfunding.

En el rincón enfrentado y con calzón negro, Furtivos (en adelante F.) de Vicente Paredes, editado por Fiesta ediciones sufragado en asociación con el autor y el apoyo de los cuadernos de la Kursala de la Universidad de Cádiz.

Recursos rítmicos similares aunque no idénticos en la edición.

Para demostrar la legalidad de este combate en cuanto a los pesos de ambas publicaciones, vamos a comenzar con las similitudes, que son suficientes para poder disfrutar de un deportivo enfrentamiento entre iguales:

-El tema central tratado en ambos casos es el mismo, las huertas ilegales y periféricas de ciudades importantes.

-Han sido publicados casi a la vez, durante el mes de octubre de 2012.

-Vienen acompañados de sendos textos reflexivos sobre el tema tratado, ambos en cuadernillos separados del cuerpo de las fotografías.

-En los dos fotolibros, el diseño acompaña al discurso de las imágenes, completando su significado, desde el color dominante (verde en uno, negro en otro) hasta la encuadernación tipo revista prácticamente industrial y con capas de papel simulando los tejados de plástico de las construcciones para aperos de labranza en F., artesanal y con el lomo al descubierto, recordando lo crudo y precario de estas mismas construcciones en A.

-Los dos trabajos editoriales  emplean un endiablado ritmo de la edición, combinando fotos a distinto tamaño con otras a sangre, en ventanas, otras a tamaño pequeño… Nada de clasicismos en el estilo de ambos contrincantes a la hora de moverse en el cuadrilátero.

-Ambos fotolibros reflejan claramente la personalidad y la intención de cada púgil, lo que asegura una pelea técnica pero también emocionante.

Diseño y encuadernación de personalidad y estilo muy diferenciados

Pasemos al combate puro y duro, a la colección de diferencias de ambos fotolibros, que son más de las que parecen:

-En A. la protagonista absoluta es la huerta en sí, apenas aparecen personas y si lo hacen es de espaldas a cámara, subordinadas en un reflejo o directamente sugeridas en forma de espantapájaros. Solo nos muestra el producto de la intervención humana, no a los propios humanos. En cambio, en F. el sujeto en el foco es la gente que mantiene las huertas, y aparece en todo su esplendor, con la cara al descubierto, en multitud de gestos, en grupo, varias veces, siempre con una potente luz dirigida a los sujetos.

Repetición del mismo retratado en Furtivos.

-En F. el mensaje que cala más profundo es la dominación de lo artificial. Pese a tratarse de huertos, la mano humana lo empapa todo, realzado por el uso de la iluminación artificial del flash. En A. la luz natural y el verde dominante en todo el libro hace que conectemos más con la parte de la naturaleza existente en estas huertas aunque inevitablemente fotografíe los elementos artificiales utilizados por las personas que cultivan en ellas, si bien tienen protagonismo, no es de forma tan agresiva como en F., dejando un poso reflexivo en A. que juega muy a su favor. En cualquier caso, ambos trabajos demuestran un estilo muy personal y determinante.

Lo más cercano a un rostro humano que veremos en Agroperifèrics

-En A. la publicación dentro de BSideBooks ha sido posible por la vía del crowdfunding, algo muy arriesgado teniendo en cuenta lo reflexivo y poco espectacular de sus imágenes, pese a lo cual ha contado con las aportaciones individuales necesarias para que el proyecto saliera adelante, contando además con apoyos puntuales en la edición, como es el caso del PhotoBookClub de Barcelona. En cambio F. ha sido publicado por el impulso del propio fotógrafo asociado con Ricardo Cases y Natalia Troitiño, promotores de la editorial Fiesta, además de la Universidad de Cádiz, RM ediciones y la editorial Dalpine.

Edición numerada y firmada de Agroperifèrics.

-Todos los elementos de F. parecen confluir hacia la espectacularidad, mientras que en A. la dirección es la contraria, la carencia de espectáculo, la ocultación de elementos llamativos que aparecen camuflados en imágenes muy contemplativas. Ambos posicionamientos entiendo que están muy relacionados con la forma en que cada autor percibe o siente el entorno de las huertas, o su opinión sobre las mismas.

Humor a rabiar en Furtivos.

No podría asegurar cuál es mi preferido, en ambos he disfrutado al pasar sus páginas. He de confesar que también me ha influido la forma en que he abierto ambos libros por primera vez, me explico: En el caso de A., después de recogerlo en SandwichMixto, de charlar con su autor y con Carlos Albalá (ambos cabecillas de Bside-Books), de ir a comer al Retiro y después de empaparme del verde de este parque madrileño, abrí este libro en casa, con luz natural, relajado y encantado por seguir disfrutando del caos ordenado de la naturaleza que habita sus páginas.

Tensión latente en Agroperifèrics.

En el caso de F., la presentación en la Escuela BlankPaper fue entretenida (Ricardo Cases siempre lo es), después de hablar con mucha gente querida y admirada, me fui con unos amigos a tomar unas cañas. Con unas copas de más, abrí el libro en el metro, con su luz artificial, algo que unido al alcohol, no hizo sino potenciar el efecto artificial y divertido de las fotografías del libro.

Una de las imágenes más conocidas de Furtivos.

En ambos casos, creo que otra forma de acercamiento no habría podido ser tan plena como las que he vivido, por lo que tengo interés en ambos libros, cada uno por su personalidad. Por eso no puedo sino dar por empatado este combate, recomendando ambos para tener una visión complementaria de las huertas ilegales, de sus habitantes y, sobre todo, de los autores de los dos libros. En ocasiones es más interesante dejar a un lado los gustos personales en cuanto a las fotografías y dejarse llevar por los libros como experiencia sensitiva completa, no solo visual. En ambos casos, había visto previamente las imágenes de los dos proyectos, y confieso que no había conectado con ninguno de la manera en que lo he hecho al verlas en forma de libro.

Gigantesca doble página a sangre en Agroperifèrics.

Anuncios
Posted in: Fotolibros