Un Mark Steinmetz poco encendido

Posted on 2012/11/10

0


Mark Steinmetz – South East

El pasado 8 de noviembre tuvo lugar una charla en la Casa Encendida de Madrid por parte de Mark Steinmetz. Por una vez no voy a ser yo quien opine en este blog, le he pedido a la fotógrafa Sol Salama que nos de su opinión sobre esta conferencia, en parte porque hubo quien se quedó sin poder entrar por el límitado aforo de la sala, aunque también por dejar constancia de las conversaciones que suelen suceder tras este tipo de eventos y que se suelen quedar ahí. Os adelanto que suscribo sus palabras completamente y que espero que Sol escriba y opine más a menudo sobre fotografía, aquí, en su tumblr o donde ella estime oportuno. Muchas gracias Sol por tus palabras. Os dejo con ella.

Cuando estás ante un gran fotógrafo, uno de los grandes, comete el error de dar por sentado que este va a ser buen profesor o que va a saber explicarse perfectamente. Y hay algunos que sí, que además de fotógrafos, enseñan fotografía y están acostumbrados a hablar. Pero no es lo común. Ayer lo hablábamos después de la charla de Mark Steinmetz en La Casa Encendida de Madrid: cuando alguien se expresa muy bien de manera visual, raro es que lo haga también verbalmente o por escrito.

Pero bueno, en verdad esto no es exactamente lo que pasó el jueves con Steinmetz. Él sí ha impartido clases, y ni más ni menos que en Harvard y Yale. Así que sí se sabe expresar. Más bien lo que creo que ocurrió es quepara él la charla eran sólo 55 minutos de hablar sobre algo de lo que lleva hablando toda su vida, así que el encuentro con él resultó para muchos algo decepcionante porque no aportó tanto como se esperaba.

Empezó con tres referentes de fotografía que le marcaron al comenzar y a la hora de desarrollar su mirada: Garry Winogrand, Lee Friedlander y Robert Frank.

Garry Winogrand

Su análisis de The Animals de Winogrand fue para mí de las cosas más interesantes. Este fotógrafo, pionero de la fotografía de calle, tiene unas imágenes que destacan por una ironía exagerada, casi caricaturesca. Steinmetz comentó que fue a raíz de esta foto
que se sintió cautivado por su trabajo, porque en ella veía una ambigüedad extrema. Una ambigüedad que en verdad tienen todas las fotos de The Animals: detrás de esas imágenes, que como él dijo son photos like a fable, hay siempre algo escondido, más de un significado, y de hecho no todas son fáciles de captar enseguida.

Lee Friedlander

Sobre Lee Friedlander, Steinmetz se centró en Factory Valleys. Conocido por sus paisajes urbanos y naturales, escaparates y escenas cotidianas callejeras, fue el primero en dar forma a algo que nunca dejó de hacer: introducirse a sí mismo en las fotos mediante las sombras o los reflejos. Factory Valleys fue una especia de punto de inflexión en su obra, pues dejó por un tiempo el ‘paisaje social’ y se introdujo durante los años 1979-1980 en fábricas del este de Ohio y del oeste de Pennsylvania para retratar el declive económico. Steinmetz comentó que le fascinaba en particular por retratos tan naturales como este, en el que el hombre, en pleno escenario laboral, está fumando debajo del casco.

The Americans de Robert Frank no le dio mucho que hablar, a pesar de que aunque conozcamos de sobra el libro, todos sabemos que escuchar a un gran fotógrafo hablar de un libro clave no sólo está de más, sino que nos puede aportar mucho.

Mark Steinmetz – Greater Atlanta

La segunda parte de la charla se centró en el análisis de su trilogía South Central, South East y Greater Atlanta. Ayer introdujeron a Steinmetz como un fotógrafo que “ha conseguido que el sur esté donde tenga que estar”. No sé si entiendo muy bien esta frase, y como él aclaró, “mi madre era francesa, mi padre alemán y yo nací en Nueva York”. Pero desde luego los tres tomos, editados por Nazraeli, sí retratan ese sur de Estados Unidos, rural o urbano, pero sin recursos.

South Central es el primero. Paisajes, retratos y detalles con los que el fotógrafo se cruza en Knoxville (Tennessee) mientras vivía allí dando clase durante 1991-92. Escenas que, según él, dan una sensación de algo “en transición”. Gatos estáticos (Steinmetz confesó tener una obsesión por los gatos), personas que ve desde el coche y a los que detiene para inmortalizar, adolescentes y −muchas− cabinas de teléfono.

Steinmetz es un gran retratista, y fue interesante escucharle hablar sobre su proceso de trabajo: “este tipo de fotografías, en las que no hay multitud como en una ciudad sino que está claro que ellos van a verme con mi gran cámara, exigen que me acerque a los personajes que me interesan y les hable. Siempre lo hago, hablo con ellos pero sin dirigirles mucho. Sólo les digo: mira para aquí o para allá. Trato de que haya siempre mucha espontaneidad”.

Mark Steinmetz – South East

El segundo libro de la trilogía, South East, se sitúa en Athens, una ciudad universitaria de Georgia, en la que por ciertoél creció y creo que sigue viviendo. Retratos de jóvenes con una mirada algo perdida, algunos nocturnos, encima de un coche, o en cafés, en balcones, en paradas de autobuses. Ayer dijo que en este libro cambió un poco su proceso, porque no siempre los retratados eran desconocidos -como hasta ese momento- ya que estaba dando clases y a veces eran amigos de sus alumnos. Sea como sea, son imágenes que
desprenden todas una poesía sutil. Y realizadas siempre con trípode.

Greater Atlanta refleja la locura social americana por el coche: fotos de autopistas, carreteras, coches, gasolineras, etc. Un símbolo del capitalismo reflejado con el mismo tipo de retratos y paisajes poéticos, aunque quizá con escenas más urbanas como la de la comida rápida.

El turno de preguntas del final intentó, en la medida de lo posible, completar un poco todo aquello que queríamos saber y no había contado. Una de las preguntas inevitables fue acerca del blanco y negro. Exactamente, le preguntaron por qué decidió este tipo de fotografía; yo le hubiese preguntado más bien por su experiencia con el color. Esto fue algo que a casi todos nos grabó una imagen de él mucho más purista todavía de la que ya teníamos. Habló sobre cómo el blanco y negro deja las cosas en su esencia (y eso es lo que le interesa), pero sobre todo, dijo, “el color es un problema. Si quiero hacer una foto en la calle y en tercer plano hay una mujer que lleva un jersey rojo me va a estropear la foto. Es verdad que ahora con la fotografía digital se pueden bajar los tonos, pero aún así; en blanco y negro no sucede eso, capto una imagen general y todo se queda en su esqueleto.”

Le preguntaron también por su forma de ganarse la vida hoy en día, y si creía que se vendía mejor su tipo de fotos en estados Unidos que en Europa. “I don’t know. I’m a Black and White photographer. My pictures don’t sell except those of beautiful girls, amazing landscapes or maybe a white horse.” Y sobre qué veía en sus fotos ahora cuando volvía a mirarlas: “Well, hopefully, if your pictures are good, they stay fresh…”

Sol Salama

 

 

Anuncios
Posted in: Reflexiones