Combate de fotolibros: Eggleston vs MacLean

Para esta nueva edición del ya aclamado en las redes sociales y en los juzgados de lo social, combate de fotolibros, le he pedido a Ricardo Garrido, uno de los tres popes del PhotobookClub Madrid, los que manejan el cotarro en la capi sobre qué mola o qué no mola en libros de fotografía, catálogos y sucedáneos, para que comparta con la siempre agradecida audiencia de este blog sus ideas sobre una de las sorpresas de última hora del año 2012, New Colour Guide de John MacLean, en relación a uno de los libros fundamentales de la historia de la fotografía, nada más y nada menos que William Eggleston´s guide. Os dejo con las palabras de Ricardo:

En una esquina del cuadrilátero con calzón de colorines y montado en un triciclo; William Eggleston junto con su coach Sally Eauclaire. En la otra esquina del cuadrilátero, pisando fuerte, sin entrenador y con un calzón en el que se lee newcolorguide, el aspirante a campeón John MacLean.

Campeón frente a aspirante, cara a cara.
Campeón frente a aspirante, cara a cara.

W.Eggleston (egg para los amigos) tuvo una brillante trayectoria como fotógrafo, dio el pelotazo allá por el 1976 con una exposición en el MOMA. Esta exposición provocó una gran controversia entre los críticos que decían que sus fotografías eran perfectas, y los que decían que sus fotografías eran perfectamente banales. Sin embargo todos estaban de acuerdo en la calidad técnica de las fotografías, y no es para menos, las fotografías eran realizadas con una cámara de placas y las copias hechas por contacto de negativo color. Es decir de una increíble calidad y detalle, en las que te podías meter dentro de ellas para habitarlas.

izquierda Eggleston - derecha John MacLean
izquierda Eggleston – derecha John MacLean

En EEUU pronto se empezó a hablar del “New Color” como si lo hubiesen inventado ellos y de que Eliot Porter y Ernest Haas eran el “Old Color”, y a este brillante carro de nuevos colores se subieron otras figuras como; Stephen Shore, Joel Meyerowitz, Mich Epstein, Larry Babis, Adam Bartos, Leen Jenshel, lkenneth McGowan, etc.
Todos estos fotógrafos viene recogidos en el libro de Sally Eauclaire; “new color/new work”.

izquierda Eggleston - derecha John MacLean
izquierda Eggleston – derecha John MacLean

Salvando las distancias, estos fotógrafos newcoloristas me recuerdan, en parte, a los pictorialistas de principios del siglo XX, tan preocupados en la búsqueda de las estructuras perfectas.
El libro de William Eggleston’s Guide, parece un paseo por su Memphis natal, haciendo de lo ordinario algo extraordinario, algo que no es capaz de explicar ni el mismísimo John Szarkowsky (director del departamento de fotografía del MOMA) cuando escribió la introducción de este libro. Pero porqué lo llamaron “Guía de William Eggleston”, ¿qué quería decir con eso de “Guía”? , ¿era algo inocente o era intencionado?.

izquierda Eggleston - derecha John MacLean
izquierda Eggleston – derecha John MacLean

Hoy en día vemos la intención que ocultaba el título del libro, no era solo una guía de las fotos de W.Eggleston sino que pretendía ser una guía de cómo tienen que ser hechas las fotos a color.
Han pasado 37 años desde la publicación del libro de W.Eggleston. La fotografía ha avanzado exponencialmente, todo el mundo lleva una cámara en el bolsillo y cualquiera puede hacer copias y manipularlas en el ordenador de su casa. Parece que ha llegado el momento de revisar cómo tiene que ser el color en la fotografía actual.

izquierda Eggleston - derecha John MacLean
izquierda Eggleston – derecha John MacLean

Llegados a este punto, John MacLean da un puñetazo encima de la mesa y hace saltar los lápices de colores por los aires. Publica la “Nueva Guía del Color” y así llama al libro, algo deliberadamente intencionado, pues este título, lleva implícito que lo que entendíamos como “new color” ha dejado de ser nuevo y que el color en la fotografía de hoy en día es otra cosa.
El título del libro lo dice claro y alto, con letras que ocupan toda la portada. J.MacLean pide la vez en la historia de la fotografía, es un ferrari del new colour 10’ que pide paso al viejo coche de caballos del new color 70’ de Eggleston.
Sirva como metáfora de lo viejo (W.Eggleston) y de lo nuevo (J.MacLean) estas dos fotografías de aquí abajo:

izquierda Eggleston - derecha John MacLean

En cuanto a la temática, J.MacLean supera con creces a W.Eggleston, si este era banal, J.MacLean es mucho más banal.
PD: No se si os habréis dado cuenta, pero en lo escrito hasta ahora, aparece “new color” cuando nos referimos al color de los 70’ y “new colour” cuando nos referimos al color de los 10’. Esto se debe a que en EEUU la palabra “color” se dice “COLOR” y en Inglaterra (y resto de países angloparlantes) se dice “COLOUR”, con lo que me surgen algunas dudas; ¿Es esto una colleja de MacLean a los newcolorista del otro lado del atlántico?, ¿quiere con esto marcar una diferencia entre el new color y el new colour?, ¿es intencionado?, ¿tendremos que esperar varios años para saberlo?, ¿Es J.MacLean el típico británico estirado que cuando llega un español a Londres y le pregunta algo, no lo responde porque no se le ha pronunciado el Inglés correctamente?, ¿Es J.MacLean fan de los Monty Phyton?, ¿me estaré rallando?. En fin, mejor dejarse de tanto lio y disparar en B&N.

riki 2.8

9 comentarios en “Combate de fotolibros: Eggleston vs MacLean

  1. En mi opinión John MacLean es un tío muy burdo. Busca llamar la atención titulando un libro así buscando una confrontación directa con Eggleston. Sin embargo John MacLean, a mi modo de ver, es un tío muy poco sutil. Hace un libro que lo titula “Guía del nuevo color” y lo que te encuentras es… eso, color. Básicamente color, jueguecillos de sal gorda. Un puntilo naranja en esta foto y un puntito naranja en la otra. Parece que su forma de fotografiar se basa en los juegos cromáticos y punto. No va más allá.

    Y eso de enarbolar una bandera y encima decir que eres tú el primero que la lleva… no sé. Los artistas que hablan de su obra no merecen la pena. Yo, yo, yo.

    Eggleston es un tio sutil, con una cadencia lenta, te entra en la suavidad, en el ritmo, te apuñala sin que te enteres. Él hizo su guía. La suya, no la del color americano ni nada de eso. Presentaba en un libro su forma de ver el mundo. La suya y nada más.

    Eggleston rules.

    1. El título del libro de John MacLean es acertado, pues para los tiempos que corren, un libro que hablase del color forma sutil, pasaría desapercibido.
      El que John MacLean hable de su obra o desde su “yo”, no le resta valor como artista, hay que separar la persona del artista para valorar el arte en una manera más justa, no todos los artistas tienen que ser humildes.
      Lo que vemos en Eggleston’s Guide, es la sombra del autor de la luz de una linterna que está en el suelo, ha tenido una repercusión despedida y nadie se pregunta porqué. La razón de tal éxito, fue que lideraba el “New Color” y todo el medio fotográfico apoyaba el “New Color” porque les convenía económicamente, todas las casa de material fotográfico, revistas, tiendas, etc, aconsejaban tirar en negativo color, que daba “mejor color”, y si no; “mira las fotos de Eggleston”.
      A la gente normal, también les gustaba Eggleston, por que ellos podían hacer ese tipo de fotos y sentirse más artistas. Le podías decir al vecino; “mira, he hecho una foto de un perro bebiendo de un charco” y el vecino te contesta; “!Joder¡, !como Eggleston¡, estas hecho un artistazo”.
      Mi abuelo tiraba en diapositiva color, pero a mi padre le convencieron tirar en negativo color, que era casi tres veces más caro, ya que al revelado se le incluían 36 copias de 10×15, y eso era muy rentable para las tiendas y casa de material.
      La guía de Eggleston (sin él quererlo, creo) se convirtió en herramienta para aumentar el consumo de material fotográfico, y en un país tan capitalista como EEUU, a los tipos así se les hace un monumento.
      De esta manera, el libro de Eggleston ha pasado a ser un libro político, de una forma sutil, como dice Alberto, te apuñala sin que te des cuenta, pero además te roba la cartera.
      El libro de John MacLean es sincero, dice; “voy a hablar de Colour” y habla del color, con un par. Hay que verlo como un libro político. Sin embargo comete un error imperdonable (al menos en este país es imperdonable), le falta humor en sus fotografías. Un libro de tintes políticos sin humor, es como un bocadillo de polvorones, se hace difícil de digerir. Le falta ironía, le faltan tomas divertidas que se acerquen al gran público, por que sino, se va a queda en un libro solo para frikis que sepan de historia fotográfica.

  2. Muchas gracias riki 2.8 por este combate, que encuentro muy interesante. Un factor que no aparece en el libro de Eggleston es que las copias las hacía por el procedimiento de transferencia de pigmentos. El resultado es absolutamente alucinante, y muy diferente a lo que un aficionado normal puede hacer o ver. Merece la pena ver copias originales.

    El libro de MacLean sólo lo he ojeado así que no puedo dar una opinión fundada, pero sí me dio la sensación que tenia un cierto sentido del humor, quizás un poco perverso. Como dices, las fotografías me dieron la sensación de ser aún más banales que las de Eggleston, y creo que es por ahí por donde se cuela la mala leche.

    La mayor diferencia que veo entre ambos está en la concepción de la imagen fotográfica. Imaginemos las imágenes en blanco y negro. Las de Eggleston no desentonarían con las fotografías clásicas americanas de los sesenta y setenta. Creo que las de MacLean no encajarían. Son demasiado… postmodernas, por decirlo así. Apuesto por MacLean como fan de los Monty Python.

  3. Hacer un libro con estas imágenes tan banales y tan evidentes en cuanto a estructura me parece todo un atrevimiento por parte de MacLean. Por eso me compré el libro, es muy punk a su manera. Aparte de por los colorines, claro. #colourines

    Ojalá Lizaralde viniese a una tertulia a decir todas esas cosas tan interesantes en persona!

    Yo aún no sé de qué lado estoy, quiero creer que de MacLean, y como la percepción es una mentira, seguramente ya piense así.

    Gracias por los comentarios y a Ricardo por el atrevimiento, estás en tu casa!

  4. Según tengo entendido, las copias que presento en el MOMA (1976) eran copias de contacto de placas, luego vendrían los transfer, copias gigantes, etc. pero no estoy 100% seguro.
    Pero es cierto, hay que ver los originales. Es como Ansel Adams, no se le puede juzgar del todo, por las fotos que vemos en los libros, es un fotógrafo de pared.
    Con estos libros, no se trata de ponerse del lado de uno o del otro, ya que son épocas diferentes, Eggleston abandera el new color con ayuda de las instituciones y MacLean, como dice Olmo, de una manera más punky, ya que hoy en día no es necesario ser famoso para poder publicar un fotolibro. Si la historia fotográfica, sigue su ritmo cíclico, el libro de MacLean pasará a ser un libro importante, referente del “colour” de nuestra época.
    Por cierto, se me olvidaba un detalle importante, en el libro de MacLean, en la primera página hay una pegatina morada que dice; “si puedes ver las lineas azules, la temperatura de color es menor de 5000º Kelvin”, es decir no te puedes fiar de los conos de la retina de tus ojos y si quieres ver las fotos con el coluor adecuado, lo tienes que ver con luz día. Y funciona, cuando ves la pegatina con otro tipo de luz, se ven dos bandas azules.
    La idea de la pegatina es una frikada, me encanta, todos los libro a colour que se precien tendrían que llevar una.

    1. Lo de la pegatina simplemente te está diciendo que debes ver el libro con una fuente de luz con una temperatura de color correcta. Pero es obvio que debes ver un libro de fotos de esa forma, no hace falta que te lo diga.

      Ponerlo así en un libro es como que un fotógrafo diga al espectador en una exposición que debe ver las copias a una distancia determinada para verlas correctamente.

      Para mi una gran diferencia es que Eggleston revolucionó el color por sí mismo sin necesidad de anunciar a los 4 vientos lo que estaba haciendo. Y por eso es un genio.

      MacLean tiene la soberbia de anunciarse como el apóstol de algo. Y eso es mucho decir para un artista. Demasiado para su caso. Y por eso va de querer ser un genio.

      Es como si yo hago un fotolibro y lo llamo “La nueva fotografía española”. O es un título totalmente irónico o me mostraría al mundo como un auténtico jilipollas.

  5. Eggleston no anunció nada a los 4 vientos por que ya había gente que lo hacía por él.
    En España los artistas con ego están mal vistos, mejor que se vayan fuera (ej; Picasso), nos gusta que los artistas vivan como auténticos mendigos (ej: Gaudí). Pero no por que tengan soberbia o orgullo son mejores o peores.
    Pero no me interesa debatir el “cómo”, me interesa más el “qué”. El colour en este caso. Me interesa saber si la propuesta de MacLean, es realmente el colour en el que estamos viviendo. Si es tan obvio que los libros de fotografía han de verse a 5000ºK ¿por qué ninguna librería tiene lámparas de 5000ºK?. Por qué no hay ninguna foto de ByN en el libro de MacLean, cuando hoy en día la mayoría de libros de ByN tienen un poco de domiante, un poco de cooulor…
    Y sí, hay un libro parecido a “la nueva fotografía Española”, el de Rosa Olivares, se llama “100 Fotógrafos españoles” ( http://www.exitmail.net/exitmail.php?idart=910 ). Lo compre cuando salió porque me interesa el tema, y como muchos otros, no coincido con la selección de autores, faltan unos y me sobran otros. Sin embargo hay que verlo como lo que es, una selección de fotógrafos. Hay que tener sentido crítico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .