Abierto en Canal

Posted on 2017/05/28

1


exposición comisariada por Jesús Micó

En Madrid se puede ver ahora mismo la exposición Un cierto Panorama -reciente fotografía de autor en España- en la Sala Canal de la Comunidad de Madrid, comisariada por Jesús Micó. Yo participo con Control, con el libro y con algunas fotos del trabajo en un multimedia colectivo de cuyo montaje y pieza sonora de acompañamiento se ha encargado Marcos Carnero. En total somos 48 autores y autoras en la muestra, de los que solo 6 tienen obra en pared. Hasta aquí la descripción de los hechos.

Después de ver la exposición con calma y de leer el texto de Micó, además del de Cristina de Middel, ambos en el catálogo, y de hojear todos los trabajos contenidos en el mismo, la sensación general que tengo es que esta exposición y catálogo vienen a cerrar un ciclo que me sabe a agotado. Mucho se habla del pinchazo del “boom del fotolibro” español, pero me temo que es un síntoma de algo mucho mayor, creo que afecta a todo el ecosistema de la fotografía española.

Uno de los puntos que me llevan a pensar en todo esto es la inevitable (para mí) comparación de esta exposición con P2P: Prácticas contemporáneas en la fotografía española, en la que también participé, en aquella ocasión con otro trabajo, Supernova. Por aquel entonces, la energía que se movía en este ecosistema fotográfico era otra. No solo creo que fuera mucho mayor, también era algo incontrolable y difícil de clasificar. En PHotoEspaña, en junio de 2014, esta muestra convivía con otra exposición colectiva comisariada por Joan Fontcuberta, Fotografía 2.0 en el Círculo de Bellas Artes. Lo que reunió en Madrid a muchos representantes de una generación, o incluso de varias, que tenían algunas características compartidas. Era prácticamente la primera vez que se reconocía el trabajo de muchos de los participantes por parte de instituciones españolas, aunque la efervescencia llevaba algunos años fluyendo, gracias al “boom del fotolibro” español y, en parte, también al auge de las escuelas de fotografía, con Blank Paper marcando el paso, con profesores y alumnos ganando premios internacionales uno detrás de otro, pero no solo, obviamente. Por primera vez una o varias generaciones de este ecosistema fotográfico salía fuera de las fronteras y regresaba con un reconocimiento que aquí no se había dado en muchos años.

Era la primera vez que nos juntábamos a hablar de tú a tú a quienes durante años habíamos visto en festivales como PHotoEspaña, pero donde nunca nos habían abierto la puerta. De todo esto se habla largo y tendido en una serie de post en el blog de Paco Navamuel (1, 2, 3, el 4º nunca se publicó), y en otro post en el blog de Jon Uriarte.

Y es bastante sintomático observar cómo en aquel momento, convivían dos exposiciones colectivas sobre la fotografía española contemporánea producidas bajo dos modelos completamente diferentes de comisariado. En Fotografía 2.0, el comisario estrella no solo recibía toda la atención mediante conferencias y entrevistas, también unos honorarios que podían cubrir prácticamente la producción total de la otra exposición, P2P, que pese a la precariedad y dificultad por no tener toda la atención y medios del festival, conseguía salir adelante con la cabeza bien alta, con actividades, talleres, charlas, convocatorias abiertas, casi un mini-festival alternativo dentro del enorme PHotoEspaña. Y creo que estos dos modelos en convivencia dentro del mismo festival eran muy buenas muestras de cómo y por qué este ecosistema de una o varias generaciones habían conseguido destacar, precisamente por saber construir sin apenas recursos, apoyándose unos en otros, sin complejos y con mucha energía.

De aquel momento aún conservo relaciones de amistad, lazos generados a base de convivir durante el montaje, pero también en los debates previos que Iñaki Domingo y Luís Díaz propusieron a modo de experimento (Charlotte Cotton tuvo un papel casi de observadora internacional, de poco diálogo con nosotros, al menos así me ocurrió a mí). La mayoría de los participantes en P2P tomamos el guante y nos volcamos en los debates online previos, en el montaje de la exposición, en las actividades… De la exposición comisariada por Fontcuberta venían algunos fotógrafos a vernos con cierta envidia por no tener nada parecido en su muestra. La comunicación en Fotografía 2.0 tenía una única dirección con el comisario, no había opción de generar un grupo, no había manera de encontrar resquicio en pos de cierta transversalidad, a tener algún diálogo entre iguales. El comisario estrella dirigía, los artistas proponían en sus espacios asignados, y eso era todo. Lo que venía a ser el modelo de comisariado clásico. En P2P el funcionamiento fue muy diferente, bien es cierto que por cuestión de tiempo, los comisarios jugaron su papel de directores de obra, pero el clima de diálogo era mucho más rico y horizontal. Un modelo de gestión de una exposición acorde a cómo trabajábamos en el resto de nuestro ecosistema fotográfico.

El ejemplo de P2P es un síntoma de cómo funcionaba esta generación (o generaciones), hemos construido nuestras propias salidas, nuestras escuelas, nuestras editoriales y publicaciones, nuestras exposiciones, nuestros eventos, etc. De algo de esto habla Cristina de Middel en su texto en el catálogo de Un cierto panorama, este grupo se plantaba en festivales como Arles o París Photo haciendo piña, descubriendo cómo funcionaba todo ahí fuera y tomándolo al asalto. Y si no abrían la puerta, enfrente nos poníamos a levantar nuestra propia historia.

Por eso veo la exposición abierta en Canal con cierta nostalgia y pesadumbre. No solo replica el modelo clásico de comisariado, similar al de Fontcuberta y su Fotografía 2.0, tampoco abre la vía a que nos conozcamos entre los y las artistas, a que dialoguemos, construyamos, etc. Y tampoco veo un reflejo de cómo hemos funcionado y crecido como generación en la exposición ni el catálogo ni las actividades. Los trabajos individuales son un resultado muy superficial de todo lo que ocurre alrededor. Evidentemente, el modelo expositivo clásico reclama estos resultados para llevárselos al gran público, y hay que reconocer que los textos del catálogo mencionan por encima que algo de construcción colectiva hay en esta generación. Pero no da pie a que se alimente este colectivo, salvo por la línea en el curriculum que añadiremos los seleccionados para la muestra.

Después de algunos años participando en exposiciones y eventos varios de fotografía, las líneas del curriculum se acumulan, pero, como bien señala Cristina de Middel en su texto (ojalá lo suba a alguna parte), seguimos sumidos en la precariedad. Y quizás sea esto uno de los mayores problemas que enfrentamos, y que disuelve nuestras energías. No hemos encontrado nada sobre lo que hacer crecer esta fotografía que practicamos, la que Jesús Micó viene a llamar “de autor” y que bien podría ser la opuesta a la de oficio o encargo, aunque fuera del país se vean casos de confluencia en encargos que exigen un punto de vista “de autor”, en España esto no sucede o, si ocurre, es una anomalía.

A falta de un apoyo estable a la investigación en fotografía, ante un mercado del arte ínfimo en comparación con el resto de Europa y EEUU, y con la saturación de los escasos recursos que hemos alcanzado a levantar para ser sostenibles, con las escuelas de fotografía como cabeza visible, pero también con la gestión cultural, etc., lo único que nos queda es preguntarnos qué va a ser de nosotros y nosotras ahora que ya hemos sido reconocidos por las instituciones, pero sin ningún cambio sustancial en nuestra precariedad.

Y la exposición de Canal no hace sino dejar claro que ya no hay un ecosistema generacional tan potente como para levantar sus propias estructuras autosuficientes y con repercusión dentro y fuera del país, no tenemos la energía de hace unos años y la dinámica estructural de lo que había antes sigue su curso como si nada hubiera pasado aquí, quizás en parte alimentada por lo poco que nos queda de motivación, y dejándonos a su paso la sensación de derrota, por lo menos así me siento yo. No hemos asaltado los cielos de la fotografía española, si es que existieron alguna vez.

 

 

Anuncios
Posted in: Reflexiones